martes, 2 de agosto de 2011

Acto de Teresa Sanjurjo

Fue una reunión cordial y de marcado carácter institucional. Matías Rodríguez Inciarte, presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, y Teresa Sanjurjo, su directora, se desplazaron al palacio de Suárez de la Riva para reunirse con el presidente del Principado, Francisco Álvarez-Cascos.
No se trataba de exponer grandes asuntos, sino de una primera toma de contacto que se produjo en un marco de coordilidad. En ella, los responsables de la Fundación que cada octubre entrega en el Teatro Campoamor de Oviedo los Premios Príncipe de Asturias colocaron en la solapa del jefe del Ejecutivo asturiano la insignia de la institución. Su condición de presidente le convierte al mismo tiempo en vicepresidente de honor de la Fundación y también patrono de la misma.
En esta primera toma de contacto desde que Cascos tomara posesión de su nuevo cargo, Inciarte y Sanjurjo le hicieron entrega de la última memoria de la institución y le informaron igualmente de sus próximos proyectos. «El motivo de esta visita, aparte de darle un saludo institucional, era ponerle al corriente de lo que son las actividades de la Fundación, entregarle una memoria con lo que son las cuentas del ejercicio y que recoge también los principales proyectos y hacerle de manera simbólica la entrega de la insignia de la Fundación», señaló Matías Rodríguez Inciarte al término de la reunión.
No hubo demasiadas palabras más allá de las que se escucharon a puerta cerrada. Sí señaló Inciarte que el encuentro fue «muy interesante, muy agradable en lo personal y muy útil en lo institucional».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Contenidos relacionados

Contenidos relacionados