viernes, 29 de abril de 2011

Camino a Maite



1
 Equilibrio descompensado.

La locura del cuerdo,

sensatez del inane.

Se pierden las veredas.


I

Quizás se reconstruye.

Camino a Maite.

Luna interior. Selene lógico.

Barca sin remos,

se deja fluir.


II

Crítica en el remonte

fácil de olas diarias.


Sudor marino.

Opulencia central

derrota al desahogo

del vaivén falso.


Vestir de césped.

Vuelo en cisne sin rumbo

Desbarajuste.



Mis sendas. Débil ruta.

III
La luna silencia sus luces
tras mis ojos y las remonta
hacia los leves olivares.
Elite esquiva de los necios;
cénit de rumbos nacarados.


No pueden, impunes, robar
los pequeños brillos solares
colocándoselos encima
como la triste y gris alfombra;
tremenda noche. Timidez
inmóvil, fútil, de las aguas.

IV
Cunas de hiel,loco deshielo,
adormecen a los ingratos.
Los mechones de dulces algas
ciñen capilares heridos
o piedras cardíacas rotas
por puños de casualidad.

V
La preñez del bote, reúne
las facetas: cálida y fría,
verde, azul o diurna, gentil,
indócil, débil  e insondable,
recóndito lecho oceánico.
Paz insensible en su interior.

(c) María Teresa Inés Aláez García

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Contenidos relacionados

Contenidos relacionados